Cuando alguien nos pide que hagamos algo, nuestro primer instinto es casi siempre decir “Sí” . Esto se aplica tanto a nuestro negocio como a la vida personal, incluso en situaciones en las que nos hace sentir incómodos. Si desea avanzar en el lugar de trabajo y cultivar un estilo de vida más saludable, aprender a decir “No” es una habilidad esencial.

En muchos casos, decir “No” se trata de priorizar lo que es realmente importante. Si puede hacer esto  y tener el coraje de decir “No” cuando la situación lo exija, es probable que se vuelva más productivo y más feliz. En este artículo, hablaremos sobre por qué esto es y repasaremos algunos consejos para ayudarlo a suavizar el golpe cuando tenga que decir “No”.

Las razones por las que tememos decir “no” (en nuestras vidas personales y laborales)

La mayoría de nosotros estamos condicionados a ser lo más agradables posible siempre que podemos. Por ejemplo, si un conocido le pide dinero prestado, la inclinación es a decir “Sí”, incluso si no se ajusta a sus circunstancias personales.

Hay muchas razones por las que casi siempre queremos decir a regañadientes “Sí”, como por ejemplo:

  • Evitar el conflicto.  La mayoría de nosotros queremos evitar discusiones de confrontación siempre que sea ​​posible, por lo que acordar con otros se convierte en nuestra postura por defecto.
  • Para hacerse más simpático. A menudo terminamos aceptando solicitudes, solo para hacernos más atractivos.

Tener dificultades para decir “No” no es una señal de que no sea asertivo. Simplemente significa que necesita sentirse más cómodo con la idea. Para hacer esto, es útil pensar en la palabra “No” como una herramienta que puede utilizar para definir límites, tanto en su vida como en la forma en que otras personas lo ven. Vamos a hablar más sobre esto a continuación.

¿Por qué necesitas aprender a decir “no”?

Es imposible complacer a todas las personas o decir “Sí” a todas las solicitudes que usted haga. Hay mucha literatura que discute por qué rechazar una solicitud cuando la situación lo exige es un rasgo común entre las personas exitosas . Podemos desglosar por qué esto es por tres razones:

  • Te permite definir límites.  Si la gente piensa que estarás de acuerdo en algo, algunos tratarán de aprovecharlo para su beneficio.
  • Puedes hacer un mejor uso de tu tiempo.  Rechazar solicitudes le permite usar su tiempo de la manera que mejor le parezca , para que pueda concentrarse en lo que es realmente importante para sus objetivos.
  • Puede darle un impulso de confianza.  El solo hecho de poder decir “No” puede hacer que te sientas en control de tu propia vida y aumentar tu confianza .

La idea de decir “No” cuando es necesario es bastante simple. Sin embargo, las cosas se vuelven mucho más complicadas cuando tienes que descubrir cómo hacer esto en un entorno empresarial. Cuando se trata del lugar de trabajo, a menudo necesitarás navegar por muchos egos y personalidades difíciles, por lo que descubrir cómo rechazar y mantener las cosas frescas es una habilidad esencial.

Seguir adelante, poder decir “No” también es una habilidad fantástica cuando se trata de mejorar tu vida personal. No solo debe ser capaz de rechazar solicitudes que lo hagan infeliz, sino que también debe tener el hábito de negarse a sí mismo de vez en cuando.

Por ejemplo, si quieres comerte una pizza grande y tomarte un paquete de seis, sería un excelente momento para decirte “No”. Por supuesto, no estamos sugiriendo vivir como un monje, solo que desarrollar disciplina puede hacer que todos los aspectos de su vida sean mucho menos estresantes.

3 consejos clave para decir “no” (tanto en su vida personal como en el lugar de trabajo)

Decir “No” es una habilidad esencial, pero también lo es saber  cómo  decirlo sin antagonizar personas. Si puede obtener el equilibrio correcto, tendrá mucho más éxito.

1. Sugiera alternativas que ambos puedan acordar

Imagina que estás trabajando en un sitio web pequeño y tu cliente te pide que desarrolles e implementes una solución de chat en vivo personalizada. Si bien es factible, esto probablemente tomaría mucho tiempo y afectaría el presupuesto mientras está abierto. También es posible que tenga más trabajo en la tubería y no tenga suficiente tiempo para dedicarse a la función.

La primera opción aquí es rechazar directamente si la solicitud cae fuera del alcance de su contrato. Sin embargo, una mejor opción sería sugerir una alternativa que esté dentro de sus medios para ofrecer. Por ejemplo, puede sugerir configurar un complemento de chat en vivo si el cliente está usando WordPress. Esta opción no solo satisface las necesidades de sus clientes, sino que no debería afectar su presupuesto ni su tiempo en ninguna parte.

La principal conclusión aquí es que no debe tener miedo de sugerir mejores alternativas cuando estén disponibles. Sea cual sea su campo, probablemente tenga la experiencia para tomar decisiones más informadas que algunos clientes. Además, este enfoque muestra que has pensado un poco en la solicitud, en lugar de simplemente descartarla.

Hay, por supuesto, límites a este enfoque. Si una solicitud es demasiado escandalosa, lo mejor es derribarla educadamente desde el principio. Entonces, la próxima vez que alguien te pida que crees un clon de Facebook a cambio de un par de cientos de dólares, ¡no tengas miedo de decir “No” y explica tu razonamiento!

2. Tome un minuto para explicar por qué no puede cumplir con su solicitud

Independientemente de si está tratando con un cliente o con un amigo, a veces las personas se ofenden si se niega a recibirlas. A menudo, la mejor manera de evitar esto es simplemente explicar el razonamiento detrás de su decisión.

Tome nuestro ejemplo anterior del cliente que le está pidiendo que desarrolle un clon de Facebook para una pequeña renumeración. Si bien su primer instinto sería simplemente decir “¡Diablos, no!” Y huir, un enfoque más diplomático sería algo como:

Este proyecto parece ser complejo en la superficie, para el cual el presupuesto no parece estar actualmente en su lugar. Como tal, es posible que nos sirva mejor encontrar una solución que sea más rápida de implementar inicialmente, como una plataforma de redes sociales pre-construida como SocialEngine o BuddyPress para comenzar.

Si desea explorar esta avenida, hágamelo saber y podemos hablar sobre cómo proceder.

Aquí, simplemente nos tomamos el tiempo para explicar por qué no es posible cumplir con su solicitud. Observe que no nos negamos rotundamente, sino que propusimos una alternativa con la que nos sentiríamos más cómodos y los guiamos a explorar otras opciones (más realistas).

Sin embargo, siéntase libre de renunciar a sugerir alternativas si no está cómodo con la idea. Solo recuerde ser cortés y directo, para que la persona en el otro extremo entienda por qué está diciendo “No”.

3. No esperes demasiado para decir “No”

Cuando se trata de decir “No”, es mejor no andar por las ramas y ofrecer una respuesta rápida. Dada la naturaleza indirecta de la mensajería digital, puede ser tentador simplemente ignorar los mensajes que lo hacen sentir incómodo. Por ejemplo, si un cliente quiere que hagas un trabajo extra durante el fin de semana, o si un amigo te pide que lo ayudes a moverse, tu primer instinto podría ser mantener el fuego mientras descubres la mejor manera de decir “No”.

Cuanto más espere, más presión puede sentir al rendirse y decir “Sí”. Esto se ve agravado por el estrés que sentirá al no haber respondido, por lo que posiblemente terminará haciendo algo que no desea y se sentirá mal al comenzar.

En nuestra experiencia, toma un tiempo antes de que te sientas cómodo diciendo “No” cuando sea necesario. Sin embargo, piénsalo como una habilidad que necesitas cultivar. Cuanto más a menudo diga “No”, menos incómodo se sentirá, y de todos modos, los aspectos positivos deberían superar los negativos.

En última instancia, algunos pueden tener problemas con usted rechazando su solicitud. Sin embargo, a menos que haya sido grosero o enérgico, no hay razón para sentirse culpable. Después de todo, tienes cosas importantes que hacer, ¡y nadie sabe cómo administrar tu tiempo mejor que tú!

Conclusión

“No” es una palabra poderosa y una que no debes tener miedo de usar cuando la situación lo amerita. Sin embargo, en un contexto empresarial, a menudo necesitarás suavizar el golpe. Muchos clientes están acostumbrados a obtener siempre lo que quieren. Esto significa que debe ser capaz de comunicarse cuando sus demandas no son factibles, sin antagonizarlas.

En cuanto a cómo hacerlo, esta publicación ha ofrecido tres formas de decir “No” que funcionan tanto en entornos profesionales como personales:

  1. Sugiera alternativas que ambos puedan acordar.
  2. Explique por qué no puede cumplir una solicitud específica.
  3. No esperes demasiado para decir que no.

¿Crees que decir “No” a los clientes afecta tu relación de trabajo? ¡Comparte tus pensamientos con nosotros en la sección de comentarios a continuación!

Pin It on Pinterest

Share This