Han sido muchas las razones por la cual en el Perú no se han potenciado las escuelas de tecnología o de cursos de alta tecnología, en el cual puedan formar expertos en distintos lenguajes de programación y asimismo poder obtener certificaciones internacionales, son pocos los sitios y de alto costo para adquirir un certificado en base al nivel y exigencia de los estudios.

Los años 90s fueron para muchos el boom para el crecimiento de institutos que ofrecían programas inpecables y de buen nivel académico como lo ofrecian instituciones como Abaco, SISE, IDAT y los Centros de Proyección Social de las UNI, UNMS en las cuales estructuraban sus cursos por especialidades y módulos.

A principios del año 2000 las cosas cambiaron radicalmente, nuevas universidades invadieron el sistema educativo y con el la masiva publicidad de la carrera gastronómica, por lo que miles de jóvenes ilusionados por el boom gastronómico llenaron aulas de institutos recien creados como D´galia , Gastrotur, entre otros muchos que simplemente invirtieron en el sector educativo de la cocina, de forma puramente comercial, por lo que dicho sea de paso hoy vemos las consecuencias de una decada de «perdida» en el desarrollo de escuelas de tecnología.

Ese desfase del rubro de enseñanza de tecnología ha sido la perdida y a la vez escases de técnicos calificados en el creciente mundo tecnológico, hoy vemos a una población jóven con una preparación escasa y no certificada en muchos rubros tecnológicos , vemos un forado de profesionales programadores, analistas, especialistas en redes, administradores de servidores entre otros puestos que la empresa de hoy requiere tanto dentro como fuera del pais.

Esperamos finalmente que instituciones como SENATI, y otras particulares como IDAT hace poco comprada por el Grupo Interbank puedan resolver el tema de un necesidad inmediata de programas de alta tecnología accesibles a la gran mayoria de jóvenes del Perú.